inicio nosotros contacto juegos

«

»

abr
20

Frederick

cinco Frederick
Texto e ilustraciones: Leo Lionni
Colección Libros para soñar
Editorial Kalandraka

Frederick es la historia de un ratoncito que, cuando sus compañeros dedican su tiempo en el verano a recoger víveres para pasar el invierno, pasea por la pradera, llenándose de colores y del calor del sol para cuando también estos sean escasos.

La historia bellísimamente ilustrada por su autor, Leo Lionni, ofrece una contracara a la famosa fábula de la cigarra y la hormiga, ofreciéndonos la oportunidad de, en la voz de Frederick,  reconocer el verdadero valor de las palabras y darnos cuenta que, al igual que la comida, los colores y la poesía son también víveres indispensables para pasar un largo invierno…

Ideal para ser leída en estos días de otoño y para empezar a conocer a este excelente escritor e ilustrador para chicos.

páginas interiores
Ideas para el momento de leer el libro con los niños:

- Ya antes de empezar a leer puede observarse a Frederick de frente en la tapa y de espaldas en la contratapa. Puede jugarse a ver si es la misma situación en la que se encuentra el ratoncito: ¿están las dos rocas? ¿sostiene la misma flor?

- En cada una de las páginas, el autor de las ingenió para hacer a Frederick bien reconocible con respecto a los demás ratoncitos. Dar tiempo entonces para que Frederick sea identificado en cada una de las situaciones. Tal vez en las primeras páginas aún no sea fácil reconocerlo, puede volverse para atrás después para ver si logramos darnos cuenta quién de todos los ratoncitos que aparecen es Frederick.

- Cuando los ratoncitos preguntan a Frederick qué hace y este responde que “recoge colores”, puede jugarse con los chicos a hacer lo mismo (tal vez no en la primera lectura, en la que lo más interesante para hacer seguramente sea avanzar en la historia, pero sí en las lecturas subsiguientes que seguramente se harán). Por ejemplo: “Yo para el invierno recogería el color verde de las hojas de los árboles”. Puede hacerse lo mismo para cuando Frederick “recoge palabras”.

- Al llegar a la página en que los ratoncitos se quedan finalmente sin comida, mirar la diferencia de víveres que hay entre esa página y la anterior.

- Cuando se llega al momento en que Frederick les habla a sus compañeros, poner especial atención en cómo se dicen esas palabras, darle cierto aire de ceremonia.

- Cuando se lee el poema de Frederick, puede ir señalándose, a medida que se van nombrando, cada uno de los ratones que aparecen de espalda en la ilustración.

  • Bookmark and Share

2 comentarios

  1. Minina dice:

    Hermoso libro…gracias por compartirlo y darnos pistas de cómo trabajarlo con los más pequeñines… un saludo!

  2. la fresita dice:

    me encanta

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar los siguientes tags y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*