inicio nosotros contacto juegos

«

»

ene
25

Una casa con sorpresas

cinco Una casa con sorpresas
Analía Kevorkian
Ilustrado por Horacio Gatto
Colección: Pez Volador.
Calibroscopio

La mamá de Agustín es muy distraída y esto hace que su casa sea un tanto especial. Al recorrer los diferentes ambientes iremos descubriendo que la casa de Agustín es, en realidad, una casa con sorpresas: en el botiquín, en vez de medicamentos, ¡hay espaguetis!; en la biblioteca, zapatillas; en el horno, juguetes…

Así, al pasar las páginas descubriremos que en cada rincón de la casa aparece un nuevo disparate que los chicos querrán conocer. Cada página transcurre en un ambiente diferente de la casa y plantea una nueva duda: qué aparecerá detrás de cada una de las solapas levantables que tiene el libro.

Este libro con pestañas se diferencia de los otros libros de este estilo en dos aspectos: por un lado, plantea una historia entretenida con un hermoso final, que acompaña muy bien el recorrido a través de las diferentes páginas, enriqueciendo la propuesta y no dejándola solamente en un juego de levantar solapas. Por el otro lado, la técnica de las ilustraciones es muy original e interesante. Su ilustrador, Horacio Gatto fue seleccionado para representar a la Argentina en la Feria del Libro Infantil de Bologna del 2008.

páginas interiores
páginas interiores
Ideas para el momento de leer el libro con los niños:

- Dar un tiempo para observar la ilustración de tapa y así darse cuenta cuál es la sorpresa que ya se plantea desde el comienzo. Este juego de” descubrir lo que no corresponde” atravesará todo el libro y seguramente serán los mismos chicos los que, a medida que se pasen las páginas, irán buscando el elemento desubicado. Puede comentarse la situación del pobre gato, colgando de la soga de secar la ropa y pensarse qué le habrá pasado para haber terminado allí: “¿se habrá metido en el lavarropas? ¿se habrá escondido en el canasto de la ropa para secar? …”.

- A medida que se leen los diferentes elementos que usualmente se guardan en cada lugar, señalar la ilustración de los mismos, que suele aparecer al costado del texto, para que luego los chicos puedan comparar entre esos elementos y los que finalmente aparecen al abrir las solapas.

- Generar suspenso al terminar de leer cada oración a modo de dar el pie para que los niños abran las solapas y así puedan completar la frase.

- Se puede jugar con los chicos a intentar adivinar qué se esconde detrás de las solapas antes de abrirlas.

- Al llegar a la última página, puede ser uno el que dé el “abrazo cariñoso” de la mamá del libro al pequeño lector.

  • Bookmark and Share

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

Puedes usar los siguientes tags y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*